Alberte Pagán: Granell en su vigencia