Daïchi Saïto. Quietud en movimiento