Takahiko Iimura. Un paso más allá