Platea. Los fotógrafos miran al cine