La internacional impresionista
Un tema recorre este año la programación del (S8). Bajo el nombre “los nuevos impresionistas” hemos querido englobar –sin afán alguno de categorizar un movimiento, escuela o tendencia: no somos preceptores ni académicos– diversos autores que nos interesan, películas que nos emocionan y nos extasían y que comparten entre sí el protagonismo de la luz, y una cierta evocación pictórica.
Una intuición que empezó al ver proyectadas piezas de dos autores que hoy se encuentran en este programa: los canadienses John Price y Alexandre Larose. Creyentes como somos del celuloide, vimos en estas películas pruebas irrefutables de su salud. Las Sea Series de Price retoman un motivo clásico pictórico, el paisaje, en concreto las marinas, superponiéndoles un componente íntimo y diarístico (esas fechas y coordenadas que cada una llevan), en obras en el que el uso del granulado de la película, la exposición y los procesos fotoquímicos dan de sí un resultado cuyo alcance solo puede medirse en una sala de cine, con el proyector pulverizando su luz sobre una pantalla. BROUILLARD – passage # 14 de Larose es una obra visualmente apabullante, fruto de un meticuloso proceso de sobreimpresión en 35mm, en la que el director repite cerca de 30 veces el mismo camino, entre los arbustos, hasta un lago, impresionando en cada trayecto una vez más la película. El proceso es tan importante como el resultado.
Viendo entonces bajo la lupa del impresionismo, se puede trazar un hilo hacia otras latitudes. Así se llega a Something Between Us, de una directora apreciada en esta casa, Jodie Mack, que cambia por un momento su trabajo cuadro a cuadro por un estudio lumínico que integra sus intereses conocidos –de cómo los objetos más vulgares llevan inscrita cierta tradición y potencial artístico– con nuevos caminos por recorrer, sacando partido a la difracción de la luz y a su descomposición en colores. Otro que regresa al (S8) es Pablo Mazzolo, con Fish Point, un nuevo film en el que vuelve a demostrar su especial dominio de la cámara de 16mm como herramienta creadora, en lo que el mismo denomina una “exploración cinética impresionista” de un paisaje (canadiense, de nuevo un guiño hacia un país que hemos tenido muy presente en esta edición).
De Canadá vienen también los trabajos de dos autores que capturan lo cotidiano a través de una mirada extremadamente sensible a la luz y sus modulaciones. Por un lado, Eva Kolcze, que capta una tarde al final del verano en Facing the Waves, retratando su luz inconfundible y única. Por otro, Dan Browne, que condensa en las imágenes domésticas de Poetry toda una gama de capas sensibles de luz.
Sirve también esta selección para trazar nuevas y deseadas afinidades, como la que se establece con Charlotte Pryce, una de las cineastas que más delicada y misteriosamente trata la luz a día de hoy. Y esa afinidad nos señala, con Prima Materia, un camino más allá de lo evidente al hablar del impresionismo (que irremediablemente remite al paisaje), que es lo microscópico, lo que solo puede ser visto a través del cinematógrafo (en más de un sentido), en una derivación del cine como alquimia inspirada en el poema Sobre la naturaleza de las cosas de Tito Lucrecio Caro, filósofo atomista romano.
La intervención de la máquina es desde luego un elemento fundamental en todos estos films, y más si cabe en el estudio que hace Robert Todd en Short, película que parece balancearse en un columpio, entre las distintas maneras en que el diafragma de la cámara puede dar cuenta de la realidad, aupada por la abstracción del plateado blanco y negro.
La sesión remata, como es sano, con una ruptura. A todo este celuloide se enfrenta la imagen digital de Jacques Perconte, en la que quizás nos parezca una de las formas más honestas y fructíferas de usar este medio: evidenciando sus cualidades, y manejándolas para abrir nuevas puertas expresivas. El impresionismo se evoca en Save my Heart from the World en los cuadros que “pinta” Perconte a golpe de glitch, que parece hacer trizas las marinas de Price en sorprendente mosaico.
Una internacional impresionista unida por la incansable búsqueda formal, una muestra de trabajadores de la luz donde no están todos los que son pero sí son todos los que están.
 
La internacional impresionista. Hoy en la Sala (S8) PALEXCO a las 16.30 h.
 La internacional impresionista
Un tema percorre este ano a programación do (S8). Baixo o nome “os novos impresionistas” quixemos englobar –sen afán algún de categorizar un movemento, escola ou tendencia: non somos preceptores nin académicos– diversos autores que nos interesan, películas que nos emocionan e nos extasían e que comparten entre si o protagonismo da luz, e unha certa evocación pictórica.
Unha intuición que empezou ao ver proxectadas pezas de dous autores que hoxe se atopan neste programa: os canadenses John Price e Alexandre Larose. Crentes como somos do celuloide, vimos nestas películas probas irrefutables da súa saúde. As Sea Series de Price retoman un motivo clásico pictórico, a paisaxe, en concreto as mariñas, superpoñéndolles un compoñente íntimo e diarístico (esas datas e coordenadas que cada unha llevan), en obras nas que o uso do granulado da película, a exposición e os procesos fotoquímicos dan de sí un resultado cuxo alcance só pode medirse nunha sala de cinema, co proxector pulverizando a súa luz sobre unha pantalla. BROUILLARD – passage # 14 de Larose é unha obra visualmente abafante, froito dun meticuloso proceso de sobreimpresión en 35mm, na que o director repite preto de 30 veces o mesmo camiño, entre os arbustos, ata un lago, impresionando en cada traxecto unha vez máis a película. O proceso é tan importante coma o resultado.
Vendo entón baixo a lupa do impresionismo, pódese trazar un fío cara a outras latitudes. Así chégase aSomething Between Us, dunha directora apreciada nesta casa, Jodie Mack, que cambia por un momento o seu traballo cadro a cadro por un estudo lumínico que integra os seus intereses coñecidos –de como os obxectos máis vulgares levan inscrita certa tradición e potencial artístico– con novos camiños por percorrer, sacando partido á difracción da luz e á súa descomposición en cores. Outro que regresa ao (S8) é Pablo Mazzolo, con Fish Point, un novo filme no que volve demostrar o seu especial dominio da cámara de 16mm como ferramenta creadora, no que el mesmo denomina unha “exploración cinética impresionista” dunha paisaxe (canadense, de novo unha chiscadela cara un país que tivemos moi presente nesta edición).
De Canadá veñen tamén os traballos de dous autores que capturan o cotián a través dunha mirada extremadamente sensible á luz e ás súas modulacións. Por unha banda, Eva Kolcze, que capta unha tarde ao final do verán en Facing the Waves, retratando a súa luz inconfundible e única. Por outra, Dan Browne, que condensa nas imaxes domésticas de Poetry toda unha gama de capas sensibles de luz.
Sirve tamén esta selección para trazar novas e desexadas afinidades, como a que se establece con Charlotte Pryce, unha das cineastas que máis delicada e misteriosamente trata a luz a día de hoxe. E esa afinidade sinálanos con Prima Materia, un camiño máis alá do evidente ao falar do impresionismo (que irremediablemente remite á paisaxe), que é o microscópico, o que só pode ser visto a través do cinematógrafo (en máis dun sentido), nunha derivación do cinema como alquimia inspirada no poema Sobre a naturaleza das cousas de Tito Lucrecio Caro, filósofo atomista romano.
A intervención da máquina é desde logo un elemento fundamental en todos estes filmes, e máis se cabe no estudo que fai Robert Todd en Short, película que parece balancearse nunha randeeira, entre as distintas maneiras en que o diafragma da cámara pode dar conta da realidade, alzada pola abstracción do plateado branco e negro.
A sesión remata, como é san, cunha ruptura. A todo este celuloide enfróntase a imaxe dixital de Jacques Perconte, na que quizáis nos pareza unha das formas máis honestas e fructíferas de usar este medio: evidenciando as súas calidades, e manexándoas para abrir novas portas expresivas. O impresionismo evócase en Save my Heart from the World nos cadros que “pinta” Perconte a golpe de glitch, que semella esnaquizar as mariñas de Price en sorprendente mosaico.
Unha internacional impresionista unida pola incansable búsqueda formal, unha mostra de traballadores da luz onde non están todos os que son pero si son todos os que están.
 
A internacional impresionista. Hoxe na Sala (S8) PALEXCO ás 16.30 h.