Friedl vom Gröller: «La superficie más interesante de la tierra es el rostro humano»