Charlotte Pryce. Alquimia en movimiento