Una película ha terminado cuando la bobina está vacía. Entrevista a Friedl vom Gröller