Jeannette Muñoz. Un proceso infinito